lunes, 7 de octubre de 2013

Pequeño ser.

[...]A través de tu ventana, se lucía la noche, se lucían las estrellas, en un pasivo descanso, con una solemnidad divina... mientras que por la luz que se filtraba a través de ella, se dibujaba tu silueta, desnuda, y de perfil, pobre alma condenada la mia, que se colgó de aquel balcón, para llegar y ver a semejante musa, una diosa de facciones pintadas con una delicadeza digna de ver, al igual que tus ojos, en los cuales no se veía más que océanos infinitos, cielos de todos los colores en los cuales tranquilamente podía yo viajar... Y con tu sonrisa..con tu sonrisa divina, yo me enloquecía, y ni hablar si había risas, ni hablar si eran para mi...Hasta la mueca más simple y pequeña dejaba entrever esas pistas de alegría, de conmoción al cruzar miradas, al cruzar palabras... Al vernos nuestras manos... Enlaces innecesarios para almas como las nuestras, no haciamos más que cosquillas el uno al otro, eran objetos demases, ya que nuestras caricias las hacian nuestros ojos, nuestro amor lo profesaba nuestra voz, y tal vez, solo tal vez, en nuestra mente, surgía la vana idea de que podíamos existir realmente detrás del cristal aquel, detrás del vidrio empañado que corta con el frío de la noche, detrás del vidrio que nos separa del afuera, y existir sin embargo no era ambición alguna, ya que no viviamos más que felices y sin pretenciones de una unión, sin profesar cosas que el aire nos traia del otro, como aromas, besos... Y así existiamos, solo existíamos... [...].
 
Y si menos queria pensar, más me acordaba, cuanto mas la evitaba, increiblemente ella más se me acercaba...con sus dos ojos cuales luceros en la oscuridad, con esa mirada en la cual veía todo, donde el mundo yacía plácidamente ... Cerrar los ojos no causaba una lejanía , cerrar los ojos causaba un encadenamiento, causaba la misma resurrección... Ella vivía, vivía en todo mi ser, en el mundo, en las nubes que de día a ojos abiertos admiraba, ella vivia, si..en el mundo de los sueños imposibles, donde la gente adorada tiende sus manos, en ademanes inalcanzables...en el mundo donde las palabras son mudas, donde la presencia es tesoro, ella vivia en un mundo ajeno a esta realidad, ella vivia en mi realidad, en mi mundo, en mi ser, ella vivia en mi pequeño gran ser, ella vivia en mí. Ella era mi musa, mi diosa, mi divinidad, mi inspiracion.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Letras, palabras, oraciones, párrafos que duelen.
Momentos, recuerdos, frases, sentimientos...
escribimos, leemos, pensamos,
todo es hermoso.