jueves, 4 de octubre de 2012

Juventud condicionada.

  El campo de batalla fue muy duro conmigo, esta concentración me asombró, cabizbaja debo admitir.. muchos compañeros han ido cayendo, uno a uno fueron bajándose. Queridos soldados de sentimiento y corazón dónde quedó su alma?
  Asquerosa experiencia la de escupirle basura al prójimo y vomitarle dolor al amigo tan querido. Dónde quedó nuestra mutua compasión al vernos en tal estado? Dónde está nuestra vida cuando realmente la necesitamos? Siempre creemos que estamos lo suficiente bien para sonreír, pero eso es solo una excusa para hacerlo, como también solemos odiarnos, aunque no lo suficiente como para admitirlo sin pudor.
  Muy a menudo las personas van perdiéndose en alma, lo que los lleva a desechar el cuerpo, mucha gente camina mutilada por la calle...y de lo único que somos conscientes es de sus tristes sonrisas, sin embargo bajamos la mirada, y simulamos no haber visto nada, simulamos que esa lágrima no cayó, que ese llanto no existió, y que nuestra alma nunca se desgarró.
  Qué loco e insensato es ver como se suicida la carne al notar que el espíritu desaparece, qué triste y vulnerable me hace darme cuenta de que mi humanidad me asfixia, esta realidad puede ser realmente paralela, como puede estar pasando todo lo que pasa, claro que con este juego de palabras no llego a ningún lado... pero es mi única manera de desahogarme, con un teclado, una pantalla, sentada en la silla, y escuchando música tranquilamente mientras mi mente no para de maquinar todos los sucesos de mi día tan rutinario.
  La adolescencia puede no estar perdida...espero que no lo esté...quisiera creer que hay salvación para nuestras mentes, perdón para nuestros cuerpos, y aceptación para nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Letras, palabras, oraciones, párrafos que duelen.
Momentos, recuerdos, frases, sentimientos...
escribimos, leemos, pensamos,
todo es hermoso.