viernes, 3 de febrero de 2012

Matando recuerdos

Nesecito escribir, nesecito leer, dibujar, soñar y volar, pensar que tiempo atras, leyendo un libro, mi vida se congelaba, para penetrar en una historia, en una fantasia inexistente en el mundo real. Leer un libro, para formar parte de esa historia, de ese cuento, perderme entre las letras, que forman palabras, parrafos y perfección, suena bien, suena bastante bien, aunque quizá algo empalagozo para mi paladar.
Tiempo atrás, escribía, dos o tres veces por día, me entusiasmaba mucho al hacerlo, a veces, muchas veces más, pero luego de eso, crucé una etapa, y cerré parte de mi historia, quemando recuerdos y vivencias, todo lo que tengo hoy en día de mis pensamientos, ideas, y quizá alguna que otra reflexión, está acá, en este blog, en esta página de internet, que puede llegar a desaparecer de un dia para el otro, también tengo dos o tres cuadernos, sobrevivientes a atáques coléricos, en los cuales solía romper o quemar, desde fotos, hasta cuadernos y ropa.
A veces, el intentar arrancar trozos de vida, borrar recuerdos de la mente, y asesinar personas en mi cabeza, me mata de a poquito, o me hiere de una manera horrenda, sin darme cuenta que es una estupidez proveniente de mi persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Letras, palabras, oraciones, párrafos que duelen.
Momentos, recuerdos, frases, sentimientos...
escribimos, leemos, pensamos,
todo es hermoso.