miércoles, 11 de enero de 2012

Ni una palabra más

"...uno sigue yendo con un corazón maltratado...golpeado...que ya no tiene ganas de cumplir esas promesas gloriosas que se dicen en una relación...porque dos que se quieren se dicen cualquier cosa...y es difícil encontrarse con sus sentimientos destruidos...Ya no dan ganas de seguir apostando a un caballo que nunca gana...
[...]
..uno a veces toma una actitud de obediencia...para no perder a esa persona que uno ama...pero esa obediencia a veces no puede ser eterna y uno decide escaparse de su genio amor...ese amor tactico-sentimental con reacciones inconcientes...Y para olvidarse de esa persona hay que refugiarse en otro crimen...en otro amor destructivo...para poder por fin alejarse de esa seducción y esa dulce voz que durante mucho tiempo endulzo nuestros sentidos..."



Te obedecí hasta donde pude, mi genio amor..

martes, 10 de enero de 2012

aDOL(OR)escer.

Siento como poco a poco, me ahogo en esta realidad, como la vida se me va escurriendo entre los dedos, dejarse morir en el vasto prado de la depresion, dejarse morir en vida, nunca fue tan facil. Citar una asfixia dentro del mismo cuerpo, que el ser supere y traspase los limites...lo tangible se hace tan difuso y la creencia tan difusa, explayarse al más allá. Flotar, no sentir, sentir, odiar, amar y todos los sentimientos existentes acá y en un paralelo diferente, se mezclan para violarte la cabeza, para ultrajarte los bolsillos, para arruinarte. A veces ser más, ser menos, darte cuenta de que te queres perder, darte cuenta de que no queres, de que no sos, que estas, vivis, sentis, y crees, te aparta cada vez mas de eso a lo que uno llama meta, te chupa a lo desconocido, te congela los huesos, y asesina la cabeza.






Me duele la adolescencia.