domingo, 11 de diciembre de 2011

Baila y canta mi Dios.

A veces quiero creer que no todo está perdido, que soy un poquito diferente, o del todo, al resto de las personas. No estoy loca, y si lo estoy, disfruto de serlo, porque eso quiere decir que si soy diferente, ergo, no soy igual. Me alegra saber que no ocupo un lugar, o un numero, en ese amontonamiento homogeneo, o masa popular, que soy yo, solo mi persona, y mi cabeza independiente de toda la confusión ajena. Tengo la certeza de que la sociedad, juzga, al no estar preparada para personas como yo, para personas que respetamos y hacemos respetar nuestras palabras, y acciones, para personas que no nos callamos ante un comentario ajeno a nuestros gustos; Personas realistas, pero a la vez personas voladoras, personas soñadoras, personas, que no temen a cruzar lo tangible, y desafiar esas cosas extrañas que uno a veces no llega a entender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Letras, palabras, oraciones, párrafos que duelen.
Momentos, recuerdos, frases, sentimientos...
escribimos, leemos, pensamos,
todo es hermoso.