lunes, 19 de septiembre de 2011

Tan loca, que tu voz se convirtió en ladrido...

Me desperté y confundida te observé, eras un clon fantasmal, de esas siluetas nocturnas que se recortan en el frío pensamiento poco tangible de tu mente, a excepción de lo que la mía, la cual divagaba más allá de lo tangible, haciendome creer que eras algo verdadero, haciendote real, en mi mente, en mi cuarto, en mi cama. Parecíamos tal para cual, vos, tan extraño, tan rebuscado, y yo, tan común y arrebatada... tus voces, dulces ladridos en mis oídos, atemorizaban las pocas, poquísimas ideas, o pensamientos de lo más profundo de mi ser, las pasiones pasadas, el inexorable deseo de tenerte otra vez, sentirte otra vez, el canto de un niño resonando en lo más profundo de mi diario personal, mi extraña caja musical, pequeño recorte de mi vida, tantas cosas hechas, y tan pocas dichas, inflada a la vista ajena, sumisa a mi propia dicha...ahí va otra vez, los recortes, los pedazos de papel, retazos de tela, sucios harapos que vestían mi alma, evidencia sexual y sensual exuberante, saliendo de mi piel a gritos, hacia vos, hacia ellos, una bomba de deseo y sentimientos reprimidos, guardados en el fondo de un cajón en desuso, tapado con recuerdos y desdichas, junto a pedazos de canciones, e imágenes de experiencias olvidadas, érroneamente apartadas de un pequeño futuro....
Te vuelvo a buscar...pero no, no estás, y si lo estás, estás debajo de esa desdicha, esas canciones olvidadas, esas personas apartadas, y todo lo deshechado intencionalmente, sin causa razonable, por un capricho, o por un simple error, como lo que nos pasó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Letras, palabras, oraciones, párrafos que duelen.
Momentos, recuerdos, frases, sentimientos...
escribimos, leemos, pensamos,
todo es hermoso.