jueves, 9 de junio de 2011

Adoradamente doloroso.

Entonces se despertó, observó a su alrededor, con la ilusión de sorprender a algún iluso de espaldas a ella, con la esperanza de robar el encanto y ser de alguien más, pero para su desepción, era la única en la habitación, la unica en aquel ruinoso lugar. Decidió levantarse, y con un gran esfuerzo, y dolor se reincorporó, dando pasos cortos y torpes, paseó alrededor de aquel diminuto cuarto, buscando algún recoveco donde pudiera estar la unica persona idiota interesada en ella, la unica persona dispuesta a darlo todo, pero pese a eso, no estaba más. Esa persona la habia habandonado, pues, era de esperarse, inutil bastardo, cuando más nesecitaba de alguien para seguir en pie, se borraba. Ojalá también estubiese muerto. Volteó, para cersionarse de que realmente no habia nadie, pero fijó su mirada unicamente en la cortina entrecorrida, que dejaba pasar un minúsculo claro por la ventana, al aproximarse, contempló el frio azul y desvaído de la tinta de la tinta diluída, el azul ese que daba la impresión de cuando ya no es dia, pero tampoco es noche, y se asustó, se asustó por primera vez en mucho tiempo, temió por lo que pudiera ocurrir al salir el sol, al notar que no dependía de nadie, y que nadie podria estar por y con ella, en fin, lo unico que nesecitaba, era saber que alguien moria por acompañarla, moria por estar atrás, al lado, o a metros de ella, NESECITABA, sentirse importante, porque sabía que ella era perfecta, divina e idolatrable de pies a cabeza. Al tumbarse sobre la cama, quedo de frente al gran espejo sobre la reluciente comoda, pero ya no era ella, no existía en cuerpo y ser como hacia un par de horas atrás, no era esa figura morena y esbelta de siempre, en cambio, ahora era una difusa imagen, horrible, con unos horrendos ojos rojos, un alborotado cabello y unas raídas prendas...ahora si podia decirse que la despojaron de sí misma, podía decirse que le arrebataron su derecho y propiedad de su perfeccion y divinidad. Podía decirse, si, podia... habia dejado de ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Letras, palabras, oraciones, párrafos que duelen.
Momentos, recuerdos, frases, sentimientos...
escribimos, leemos, pensamos,
todo es hermoso.