martes, 31 de mayo de 2011

Vos, por vos, yo por mí, y ellos por ellos.

Si, la vida te golpea, te patea, te caga a golpes, golpes que a veces dejan de doler, como a veces no, que se marcan, o que desaparecen. Golpes que te marcan la vida, la forma de pensar, o la piel.
Y vos, sin destino, aceptando y acatando lo que ésta te da, agarras sin reprochar, sin dar vuelto a cambio, sin criticar lo bueno o malo de lo recibido. Te sujetas tanto de eso nuevo que tenés, que encontraste, que cuando se rompe, se pierde o desvanece, te vas con él, ya sea una persona, un objeto, o momento. A veces, lo tense o lo aceptas porque sí... lo soportas, lo tense que tener en o dentro de vos, u otras veces realmente lo esperas...
No siempre, lo que recibimos es bueno, ni siempre, es malo. Por eso no hay que guardarle rencores a ese "algo", o "alguien", que se cruza en nuestro camino, por eso no hay que echar culpas a un tercero. El que busca...encuentra, el que quiere...puede. Con el mayor pesimismo del mundo lo digo, aunque no lo hago, ni lo creo posible, en mi.
A lo largo de los pocos años vividos por mí, descubrí, encontré y conocí muchisimas cosas, algunas por parte de alguien, y otras, por mí misma. Debo aclarar, que de todo lo que hice, tengo, y recuerdo, prefiero lo obtenido por mí, a pesar de mis errores, mis líos, y cagadas, en mala lengua. Lo que tengo, obtenido por mis manos, mis pies, y mi cabeza(sí, porque la experiencia es un camino tanto físico, como mental), me enseñó tantas cosas, que no se olvidan, no se confunden, haciendo las cosas por mi cuenta, aprendí a confiar, y a desconfiar, aprendí en donde estar, y en donde no, en que momento aparecer, y en cual irme, actuando por mí misma, aprendí a querer, y a no soportar. En cambio, las cosas que otros me muestran o me cuentan...me sirven más que de guía, o de aprendizaje, de consejo, consejo que puedo o no considerar, cosa que queda en mí. Las cosas obtenidas a manos del resto, no dejan ningún fruto en mí (al menos es lo que yo noto), que las personas me den algo, ya sea o no algo material, me quitan la posibilidad de aprender, de disfrutarlo, de esforzarme, o de caerme. Como también, a la vez me ponen en la posición de un "a caballo regalado, no se le miran los dientes", porque cuando alguien te ofrece algo, ya sea un sentimiento, un hecho, un objeto o consejo, como dije antes, vos no podes reclamar que tal, no te gusta, no podes reclamar que está mal..porque si la persona te lo dice con la mejor onda..lo desanimas..y sino, se frustra por haber hecho algo por vos, al divino botón.
Creo que por eso es que nunca espero, ni pretendo nada de nadie, ni de nada, como también digo a los que me conocen, que no lo hagan de mí. No me gusta dibujarle a la gente, que soy algo o alguien que no soy, que voy a poder darle alegría a alguien, continuamente, que voy a hacer algo por ellos... no de egoísmo, sino, por no desepcionar, por no agrandarme con la mentira, prefiero regocijarme en MI verdad, mientras ellos me conocen, como soy, no como se me ve. El confiarme plenamente del resto, me trajo varias peleas, desepciones, y desacuerdos con gente que realmente quería, y perdí debido a ello, gente de la cual, realmente tenía espectativas, las cuales no alcanzaron a realizarse, y tanto ellos, como yo, nos perdimos en un camino, evidentemente, sin retorno. Como me pasó a mí, puede haberle y seguramente le pasó a cualquiera...
No hay que sentarse y esperar a que alguien, haga las cosas por vos, sienta por vos, y accione por vos, el mundo se mueve, el tiempo pasa, los pensamientos se nublan, los sentimientos pierden su intensidad...y luego sos un cuerpo, vacío, manejado por andá a saber qué o quién, más vale ser y hacer por uno mismo, caminar, y aprender de los caminos, ya que si no lo hacés, cuando algo inesperado se te cruza, te tropezás, y llorás, y llorás...

1 comentario:

  1. Me encantó esta entrada, me sentí muy identificada (creo que la mayoría nos sentimos así en algún momento). Me gustó mucho como lo expresaste, y no quiero ser reiterativa pero es buenísimo :)

    ResponderEliminar

Letras, palabras, oraciones, párrafos que duelen.
Momentos, recuerdos, frases, sentimientos...
escribimos, leemos, pensamos,
todo es hermoso.