martes, 24 de mayo de 2011

No percibas su euforia.

Despertó, finalmente, y al observar a su alrededor, notó todo diferente, no tubo tiempo de pensar dónde podia llegar a estar, hasta que su madre irrumpió en la habitación, desesperada, gritando su nombre, con connotaciones de preocupación y afecto.
¿Realmente había pasado?
¿Realmente se habia dejado vencer ante un par de pesamientos?
Aparentemente sí, no había sido un tortuoso sueño como ella pensaba hasta el momento. Su vida volvió a pasar ante sus ojos, como cintas de videocámaras rebobinando, y apurando toda grabación hecha hasta el momento. Vió a una niña andando en bicicleta, vio a una adolescente saliendo del colegio, yendo hasta un callejón, y sacando un pequeño espejo, al cual dejó caer, rompiéndose éste en miles de pequeños pedazos... Luego volvió a ver a la muchacha, desvanecida en el suelo, con un vidro sucio, manchado, ensangrentado, tomado con su mano derecha, aún sujeto en ella... y en su cara..una mueca de euforia. Lo que seguía, era estar en su habitación, acostada en su cama, mareada, y medio drogada.
Sí, lo había perdido todo. Había muerto en el intento fallido, había sucumbido al sobrevivir. Ella estaba, sin estar, miraba sin observar...y sufría, haciendolo así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Letras, palabras, oraciones, párrafos que duelen.
Momentos, recuerdos, frases, sentimientos...
escribimos, leemos, pensamos,
todo es hermoso.