viernes, 8 de octubre de 2010

Realmente..no soy un gran principe.


Sucedió que el principito, habiendo atravesado arenas, rocas y nieves, descubrió finalmente un camino. Y los caminos llevan siempre a la morada de los hombres.
-¡Buenos días! -dijo.
Era un jardín cuajado de rosas.
-¡Buenos días! -dijeran las rosas.
El principito las miró.
¡Todas se parecían tanto a su flor!
-¿Quiénes son ustedes? -les preguntó estupefacto.
-Somos las rosas -respondieron éstas.
-¡Ah! -exclamó el principito.

Y se sintió muy desgraciado. Su flor le había dicho que era la única de su especie en todo el universo. ¡Y ahora tenía ante sus ojos más de cinco mil, todas semejantes, en un solo jardín!

Y luego continuó diciéndose:

"Me creía rico con una flor única y resulta que no tengo más que una rosa ordinaria. Eso y mis tres volcanes que apenas me llegan a la rodilla y uno de los cuales acaso esté extinguido para siempre....Realmente no soy un gran príncipe... "

Y echándose sobre la hierba, el principito lloró.

3 comentarios:

  1. Yo tengo la parte de la estrella...Depsues la busco y si puedo la escaneo :)
    Obvio,lo copié del libro :D

    ResponderEliminar
  2. AMO ese libro. Me hace crecer un poco cada vez que lo leo.

    Que andes bien!

    Un tal Federico

    ResponderEliminar
  3. jiji me recuerda también como todos nos creemos únicos en este universo, pero muchas veces olvidamos lo comunes que somos... a la vez que somos distintos! Es EL libro (L), no hay con que darle!

    ResponderEliminar

Letras, palabras, oraciones, párrafos que duelen.
Momentos, recuerdos, frases, sentimientos...
escribimos, leemos, pensamos,
todo es hermoso.