martes, 17 de agosto de 2010

Otra vez que más da. Mirar siempre el fondo de la misma botella perpendicular en el sitio de siempre. Esperando conseguir alguna postura determinadamente diferente, a las de antes. Ambos sabemos que esto no va a cambiar. Nada de esto va a cambiar, y no quiero recordarlo. Aun no me siento preparada. Sabes bien, no se a donde iré con mis palabras el día de mañana. Estos huesos viejos y quebradizos ya no son como antes. Quizás en China los construyan más resistentes que en otras regiones baratas. Y me pregunto, si servirá de algo usar pegamento para curar todas estas heridas. Sellar de por vida las fisuras y así no temerle a la próxima llovizna torrencial. El océano estuvo maravilloso aquella noche. Recuerdo que no parè de reír. Desgraciadamente fue un viaje que hice con zapatos de arena dentro de mi mente. Estaban esos sujetos de peinados locos y remeras de colores, que no nos dejaban fumar, con cierta rareza. Y me preguntaban porque? Porque! Hacia donde vas individuo con un lapiz i un cuaderno lleno de incoherencias? Buscas diversión o solo pasar el tiempo? Quisiera saber la respuesta para dicho acertijo. Quisiera ser dueña de sus esperanzas, creo que respondì. Dueña de mis especialidades como represor manipulador quizás. Dueña de la libertad. El silencio y mayormente, dueña de mi alma. Que idiotez mas franca! Sabiendo qe jamàs serè dueña mia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Letras, palabras, oraciones, párrafos que duelen.
Momentos, recuerdos, frases, sentimientos...
escribimos, leemos, pensamos,
todo es hermoso.